Pese al clima mediterraneo, crecen en Talca los paltos “enraizados” más australes del país