Viñateros exigen al Estado que subvencione sus pérdidas para poder continuar con la producción